Imprimir

La educación emocional es una herramienta a grosso modo que mejora las relaciones interpersonales (mejorando la convivencia en el aula), además de con uno mismo, optimizando los resultados académicos.
De esta forma, estaremos ayudando a los niños no solo a adquirir una serie de conocimientos, sino también a ser personas felices y emocionalmente sanas.

Las investigaciones sobre el bienestar subjetivo, realizadas por autores como Strack, Argyle, Schwartz, Veenhoven, etc., han introducido un constructo de gran incidencia social. Conviene distinguir entre bienestar objetivo (material) y bienestar subjetivo (emocional). Si bien se analiza se llega a la conclusión de que las personas buscan el bienestar subjetivo.
De los cuatro pilares de la educación (conocer, saber hacer, convivir y ser) señalados en el informe Delors (1996), como mínimo los dos últimos contribuyen a fundamentar la educación emocional.
La educación emocional es una innovación educativa que responde a necesidades sociales no atendidas en las materias académicas ordinarias.

 

 Díptico                                      Inscripciones